Sesión de Fotografía Caliente pero Delicada

Visto 23 veces
%
0
Sobre un fondo rojo, una modelo rubia sentada sobre un gran cojín con un vestido blanco de seda, posa para la cámara en una especial sesión de fotos. La mujer, delicada mueve sus manos y en posiciones sutiles le da lo mejor de sí a la cámara. Se recuesta mostrando sus piernas, su blanca piel inmaculada capta la atención de la cámara. Sentada y un poco inclinada con los senos hacia el techo, demuestra gran femineidad. Uno de los integrantes del equipo deslumbrado con su luminosidad y frescura, pide una foto con ella y se sienta a su lado. Luego deciden realizar una sesión de fotografías más osada, se desnudan con sus níveos cuerpos se recuestan juntos. La joven muchacha se pone a cuatro patas mientras su compañero con tatuajes y actitud masculina dura la observa de lado. Ambos realizan una buena dupla para las fotos, sonríen y generan cercanía entre ambos. Para mostrar los géneros y su cercanía realizan fotos con los cuerpos bien pegados y desnudos, ella se sienta sobre él y se abalanza con delicadeza, él la sostiene con virilidad y gestos rígidos. La fotógrafa, cree que la sesión ya se puede dar por finalizada, y los protagonistas comienzan a vestirse.

Buena Conexión de los protagonistas

A un lado de el centro de sesiones de fotos se encuentran las vestimentas propias de cada uno de ellos, el hombre pone sus calzoncillos y observa que su compañera necesita ayuda, acude a abrochar su sostén blanco con sutileza. Ella feliz y agradecida le sonríe y agradece. Realizan una buena dupla, tienen buena química entre sí y podrían realizar mucho más que fotografías, entre la gente se observa la fotógrafa responsable de la sesión feliz con la cámara observando las imágenes realizadas de ellos. Han realizado una exquisita secuencia de la femineidad a la conquista masculina y la integración de ambos.